El mundo literario está lleno de elefantes célebres. Babar, Elmer, Tantor, el elefante devorado por una boa de El Principito y, por descontado, Dumbo, tan en boga hoy en día. En la historia del diseño, no obstante, solo existe uno. Uno que destaca por encima de todos. EL Elefante. El icono del diseño para niños: Eames Elephant, de Charles & Ray Eames.

Born in 1945

La historia del paquidermo más famoso del diseño industrial se remonta a principios de los años 40. Por aquél entonces el entrañable matrimonio formado por Charles y Ray Eames trabajaban en el desarrollo de una técnica para moldear la madera laminada en formas tridimensionales. De ahí nacieron varias de sus piezas mobiliarias más famosas. Y de los diseños iniciales surgió, también, el prototipo de un pequeño elefante. Curiosamente, éste representaba uno de los retos más complicados de fabricar debido a sus múltiples curvaturas.

Prototipo del primer Eames Elephant 1945

El elefante no llegó a fabricarse. Y el prototipo acabó prestado al MoMA de Nueva York en motivo de una exposición que se organizó en 1946. Hoy en día sigue siendo propiedad de la familia Eames.

Imagen antigua vintage Eames Elephant

Primeras ediciones limitadas

En el año 2007, la empresa suiza Vitra, que produce los diseños de Charles y Ray Eames desde 1957, lanzó una edición limitada.

Eames Elephant ambientada color negro

En madera

Actualmente este escultórico elefante está disponible en dos versiones: una decorativa en madera y otra lúdica en plástico. La primera está hecha en contrachapado de madera de cerezo de gran calidad y es un elegante objeto decorativo para cualquier parte de la casa.

Eames Elephant madera contrachapada foto ambientada

En polipropileno

La versión en plástico nació con la idea de poner el juguete al alcance de sus destinatarios originales: los niños. Apta tanto para interior como exterior, para niños y no tan niños…

Salón de diseño con mobiliario Vitra y nanimarquina
Surtido de colores Eames Elephant

Fotografías © Eames Office, LLC + Vitra.

Escrito por:ariadnarousaud.

Deja un comentario